La limitación del precio del gas para generar electricidad, medida adoptada por los gobiernos de España y Portugal con el beneplácito de la Comisión Europea y conocida como ‘el tope al gas’, ha reducido el precio de la luz para los clientes de tarifa regulada vinculados al mercado mayorista un 14,18% si se compara con los registros que el ‘pool’ hubiese tenido de no aplicarse el mecanismo.