El Tribunal Supremo ha determinado que una tarjeta revolving que tenía una TAE del 24,5% no era usuraria, ya que en las fechas próximas a su emisión era habitual que las revolving contratadas con grandes entidades bancarias superasen hasta el 26% anual.