El mercado ibérico de pagarés cerró el ejercicio 2021 con un saldo vivo de 5.424 millones de euros, lo que supone un crecimiento anual del 32% y un incremento acumulado del 64% durante los últimos seis años, según recoge un informe elaborado por la consultora PKF Attest.