España pedirá, junto con Portugal, que el Consejo de Ministros de Agricultura de la Unión Europea active medidas para paliar los efectos de la sequía y del incremento de costes ante la preocupante situación por la que atraviesan las explotaciones ganaderas del Sur de Europa.