España se situó como el quinto país de la Unión Europea con el precio de la electricidad más alto en la segunda mitad de 2021, con una media de 0,28 euros/kWh, un 15% por encima del precio medio registrado en la UE y un 12,1% más que en la zona euro, según los datos publicados por Eurostat.