España ha recortado casi un 40% las importaciones de crudo en los dos primeros meses de este año con respecto al mismo periodo de 2021, aunque en febrero, justo antes de que estallara la guerra de Ucrania el día 24, las duplicó con respecto al pasado mes de enero.