España cuenta con las reservas de uranio más importantes de la Unión Europea, con capacidad para cubrir la demanda nacional y no depender de las importaciones procedentes de Rusia y «otros países cuya fiabilidad jurídica es cuestionable», según datos de Berkeley Minera España.