Estados Unidos se plantea aliviar las sanciones económicas contra Venezuela en un gesto destinado a alentar la reanudación de las negociaciones entre la oposición, respaldada por Estados Unidos, y el Gobierno del presidente, Nicolás Maduro.