El hidrógeno verde puede ser una pieza «fundamental» para que la industria española avance hacia la descarbonización y una oportunidad para que España ser convierte en una potencia exportadora de energía.