La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings ha vuelto a rebajar la nota de solvencia como emisor a largo plazo de la deuda soberana de Rusia, que pasa a situarse en ‘C’ desde ‘B’, como reflejo del riesgo de impago «inminente».