El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha denunciado este miércoles que la prohibición de los despidos objetivos en las empresas que reciban ayudas públicas incluida en el plan de respuesta a la guerra aprobado por el Gobierno implica «meter la tijera» y «cambiar las reglas del juego» de la reforma laboral acordada con los agentes sociales.