Entiende los problemas del transporte pero condena la violencia y llama al orden y ser responsable porque se está causando «un daño irreparable»