El juicio contra Google, que pertenece al grupo Alphabet, ha comenzado este martes con la declaración de John Schmidtlein, abogado que defiende a la compañía en el caso, quien ha defendido que los usuarios escogen a Google como el motor de búsqueda predeterminado para sus navegadores y teléfonos inteligentes porque es el mejor, y no por falta de competencia.