El banco holandés ING Group calcula que su exposición total a Rusia y Ucrania asciende a unos 7.200 millones de euros, alrededor del 1% del total de la cartera de préstamos total del grupo, según ha informado la entidad, que cifra en unos 700 millones de euros el importe de los préstamos afectados por las nuevas sanciones impuestas a Rusia.