El crecimiento de la demanda mundial de electricidad se ralentizará sustancialmente en 2022, cuando la Agencia Internacional de la Energía (AIE) espera un aumento del consumo del 2,4%, frente al incremento del 6% observado en 2021, como consecuencia del impacto sobre la demanda de la desaceleración de la economía y de los elevados precios de la energía.

Generated by Feedzy