El sector español del automóvil –incluyendo la fabricación, venta y reparación de vehículos– cerró el primer trimestre del año con un total de 555.600 empleos, lo que supone la pérdida de 18.200 puestos de trabajo en la comparativa con el mismo período del año anterior.