Los cuatro bancos que operan en España y tienen su sede fuera de la Unión Europea sumaron unas pérdidas netas de 14,44 millones de euros en 2021, según los estados financieros públicos primarios de las entidades de crédito publicados por el Banco de España y consultados por Europa Press.