La confianza de los consumidores alemanes sugiere un deterioro de cara al mes de abril como consecuencia del impacto de la guerra en Ucrania, según el índice elaborado por Gfk, que se ha situado en -15,5 puntos, frente a los -8,5 del mes de marzo.