Los seis grandes bancos cotizados españoles sumaron un beneficio neto de 5.328 millones de euros en el primer trimestre de 2022, lo que representa una caída del 32% frente a las ganancias del mismo periodo de un año antes, que se habían visto favorecidas por el efecto extraordinario de la fusión entre CaixaBank y Bankia.