Los principales bancos españoles obtuvieron un beneficio neto agregado de 1.983 millones de euros dentro del territorio español en el primer trimestre del año, lo que supone un aumento del 50% con respecto al mismo periodo de 2021, sin tener en cuenta el efecto de la plusvalía de 4.300 millones de euros por la fusión entre Bankia y CaixaBank realizada en 2021, según el análisis realizado por Neovantas.