El director sénior de Alvarez & Marsal, Eduardo Areilza, ha sostenido que la gran banca está actualmente «cómoda» con su estructura de ahorro, compuesta por una gran masa guardada en cuentas corrientes, por lo que su vuelta al negocio de los depósitos se producirá «cuando los clientes lo pidan».