La Alianza por la Competitividad de la Industria Española, constituida por las grandes organizaciones empresariales de los sectores de automoción, refino, papel, química, alimentación, cemento y siderurgia, ha solicitado la «intervención urgente» de la Administración para garantizar el desarrollo de la actividad empresarial.