La infraestructura de recarga europea necesitará 4.000 millones de euros adicionales al año hasta 2030, ya que los 13.400 millones de euros anuales estimados no son suficientes para cumplir las aspiraciones de reducción de dióxido de carbono (CO2) de la Unión Europea, según un estudio de Allianz Trade.