El inicio de la recuperación tras la crisis de la Covid-19 ha permitido volver en 2021 la senda positiva de la inversión bruta en España, que registra un crecimiento del 4,7%, tras la fuerte caída del 9,5% experimentada en 2020.