La Junta Única de Resolución (JUR) ha intervenido las filiales europeas que el banco ruso Sberbank tiene en Austria, Croacia y Eslovenia tras la argumentación del Banco Central Europeo (BCE) de que dichas entidades están «quebrando o en quiebra probable», según ha informado en un comunicado.