España y Colombia, los únicos países donde tributan más a nivel individual los ingresos de capital que las rentas del trabajo