El índice compuesto de indicadores líderes (CLI), que sirve a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) de ‘termómetro económico’ para detectar cambios de tendencia, ofrece signos de desaceleración en el ritmo de crecimiento de la economía de la zona euro como consecuencia de la guerra en Ucrania.