La preocupación de los estadounidenses por la escalada de los precios ha alcanzado máximos desde 1985, después de que la tasa de inflación se situase el pasado mes de febrero en el 7,9% interanual, su nivel más alto desde 1982, según muestra una encuesta realizada por Gallup.