La reducción de los impuestos sobre el combustible para los conductores costará a los países europeos casi 9.000 millones de euros, según un análisis de Transport & Environment (T&E).