La tierra cultivada ofrece rentabilidades entre el 4% y el 11%, siendo las hortalizas el cultivo que ofrece el mejor rendimiento, seguido de los cultivos de invernadero, los cítricos y los frutales, según un informe de Tinsa sobre el valor del suelo agrario, un activo inmobiliario que se caracteriza por su estabilidad en términos de valor, que ha generado rendimientos medios en el último lustro entre el 0% y el 2,5% para la mayoría de las tipologías de cultivos.

Generated by Feedzy