La Unión Europea ha apuntado este martes a seguir aplicando sanciones contra el sector energético y ha planteado medidas contra el petróleo ruso después de proponer un embargo al carbón, en respuesta a la masacre de civiles en Bucha y otras localidades a las afueras de Kiev.