Los países de la Unión Europea han congelado cerca de 30.000 millones de euros en activos procedentes de Rusia y Bielorrusia al aplicar medidas contra personas y empresas incluidas en los paquetes de sanciones para responder a la agresión militar de Moscú sobre Ucrania.