La Unión Europea ha adoptado formalmente este martes una nueva ronda de sanciones comerciales que buscan aislar más a Rusia en el escenario internacional y estrechan el cerco sobre los oligarcas rusos que financian el régimen de Vladimir Putin, en represalia por la invasión de Ucrania.