El Banco Central Europeo (BCE) cuenta con la capacidad y disposición para diseñar y desplegar «nuevos instrumentos» con el fin de asegurar la transmisión de la política monetaria a medida que se avanza hacia la normalización, según ha señalado la presidenta de la entidad, Christine Lagarde.