Las acciones de Grifols se han desplomado un 12,33% en la sesión de este miércoles, hasta los 16,99 euros, ante una posible ampliación de capital por cerca de 2.000 millones de euros con el objetivo de reducir deuda.