Las empresas eléctricas han subrayado su disposición a ayudar a los colectivos más vulnerables en la actual situación de incremento de los precios de la electricidad y animan al Gobierno a que reforme la tarifa eléctrica regulada, que es, a su juicio, la que está perjudicando a los 11 millones de hogares acogidos a la misma.