Las gasolineras de bajo coste han planteado al Gobierno medidas para «aliviar las tensiones de liquidez» que la mayor parte de estas estaciones de servicio están soportando con la aplicación del descuento de 20 céntimos por litro de combustible decretado por el Gobierno, que comenzó el pasado 1 de abril.