Los máximos directivos de Deutsche Telekom, Orange, Telefónica y Vodafone, cuatro de las principales operadoras de telecomunicaciones europeas, han urgido a la Unión Europea a aprobar normas que obliguen a las plataformas y gigantes tecnológicos a pagar por su uso de las redes.