Las instituciones religiosas acumulan en muchas ocasiones varios millones de euros de patrimonio, y se convierten en los inversores «más exigentes» en lo relacionado con el impacto que tienen sus fondos.

Generated by Feedzy