Las medidas en materia tributaria aprobadas por el Gobierno para atajar la subida de la electricidad y su impacto en la factura de la luz han ocasionado una reducción de 3.289 millones de euros en la recaudación desde su puesta en marcha el año pasado hasta febrero.