El volumen del comercio minorista del Reino Unido registró el pasado mes de marzo una caída del 1,4% en relación al mes anterior, cuando ya había bajado un 0,5%, según los datos publicados por la Oficina Nacional de Estadística (ONS), que sugieren un impacto más intenso de las presiones inflacionistas sobre el consumo.