La familia Benetton, que controla el 33% de la compañía italiana de autopistas Atlantia, ha rechazado el interés mostrado por ACS, junto con los fondos Global Infrastructure Partners (GIP) y Brookfield, para adquirir gran parte del negocio de concesiones de Atlantia.