Los comités de empresa de Abengoa Agua, Abengoa Energía, Solúcar, Inabensa y Abenewco1 CPA, sociedades derivadas de Abengoa, declarada en concurso voluntario de acreedores tras cerrar 2019 con una deuda de 4.783 millones de euros, casi 6.000 millones contando deudas de proyectos en venta; han alertado este domingo de que las arcas estatales sufrirán un «impacto de aproximadamente 500 millones de euros» si la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) no accede a conceder la financiación solicitada para el reflote de la multinacional tecnológica.