Los costes directos de construcción en edificación residencial subieron un 23,5% en 2021, frente al descenso del 3,8% que registraron en el año 2020, lo que sitúa el índice de precios pagados en 158,77 puntos, el máximo de toda la serie histórica.