La expectativa de una inflación más persistente a lo largo de 2022 hace prever que los ciudadanos se vean obligados a reducir su consumo