Los operadores de los mercados eléctricos de España y Portugal han advertido de los «importantes y relevantes impactos» que pueden ocasionar en los mercados a plazos de derivados ya contratados la denominada ‘excepción ibérica’ para limitar a 30 euros el megavatio hora (MWh) el precio de gas que se utiliza para generar electricidad.