Las ventas totales, deflactadas y corregidas de variaciones estacionales y de calendario de las grandes empresas se incrementaron un 2% en julio, mientras que el número de empleados creció un 3,9% y el salario de los trabajadores –medido como rendimiento bruto medio– moderó su subida al 2,5%.