Los supervisores de los mercados europeos llevarán a cabo más ‘mistery shopping’ en el futuro próximo, de cara a proteger a los inversores y bajo la coordinación de la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA, por sus siglas en inglés).