Madrid cuenta con un perfil de inquilino, de entre 30 y 45 años, con vehículo propio y unos ingresos anuales de entre 35.000 y 40.000 euros, que no encuentra vivienda acorde a sus demandas dentro de la capital, según un estudio de Agencia Negociadora del Alquiler (ANA).