Marruecos y Nigeria han impulsado el proyecto del gasoducto marino más largo del mundo, que permitiría exportar gas natural a otros países africanos y a Europa, con su unión a través de España.